Entendemos por gateo aquel hito motor en el que el niño realiza un desplazamiento desde una posición de 4 apoyos (dos en sus manos y dos en sus rodillas). Corresponde a un hito motor que se alcanza entre los 8 meses y 9 meses de edad. Para que el niño logre realizarlo, es necesario que cuente con habilidades previas tales como poder sentarse de manera estable y hacer una serie de ajustes para evitar su caída desde esta posición.

Generalmente el gateo es la “evolución” del arrastre, primer movimiento de desplazamiento que logra el niño, el cual se realiza traccionando desde las extremidades superiores.

Podemos distinguir dos tipos de gateo. El gateo inmaduro es aquel que se caracteriza por la postura en rotación interna de extremidades superiores (con las manos “hacia adentro”), por el menor grado de flexión de rodilla y por la dorsiflexión del tobillo (postura del pie de tal manera que el niño apoya sus dedos).

gateo inmaduro

gateo inmaduro

Además el desplazamiento del tronco en este tipo de gateo es mayor, y generalmente su velocidad es menor. Por el contrario, el gateo maduro se caracteriza por la postura en rotación externa de extremidades superiores, mayor flexión de caderas y rodillas y por la plantiflexión de tobillos (apoyo en empeine del pie).gateo maduro

gateo maduro

Beneficios
Dentro de los beneficios del gateo podemos nombrar:
• Estimula la exploración, ya que este movimiento representa el primer tipo de desplazamiento económico y seguro para el niño, a través del cual puede no solamente explorar lo que está a su alcance, sino llegar a lugares lejanos.
• Favorece la independencia, debido a que con este movimiento el niño empieza a comprender que puede llegar hasta donde él quiera, sin necesidad de solicitar la ayuda del cuidador para conseguir un objeto que ha llamado su atención.
• Correcto aprendizaje relación esfuerzo-distancia y distancia-tiempo, en la medida que el niño realiza el gateo aprende progresivamente cuanto es el grado de esfuerzo que requiere para llegar a uno u otro lugar llamativo para él. Además, no solo aprende acerca del esfuerzo que necesita, sino también del tiempo necesario que le toma el desplazarse a otro lugar. Mientras más gatea, mejor integración de estas relaciones habrá.
• Desarrollo muscular, debido a la gran actividad que la musculatura antigravitatoria realiza con cada desplazamiento
• Estimula lenguaje, porque al extender el segmento cabeza-cuello cambia la forma en la que está dispuesta la lengua dentro de la boca, y por tanto favorece a la movilidad de ésta.
Por último, cabe destacar que no todos los niños logran el gateo. Esto puede no necesariamente implicar consecuencias negativas en el desarrollo. Sin embargo, como hemos visto, los niños que gatean tendrán muchas habilidades debido a los beneficios que implica el conseguir este hito. Si su hijo no gatea, recomendamos algunos consejos para favorecer el gateo:
• Permita la exploración en el suelo, es decir, aleje progresivamente los juguetes u objetos que sean llamativos e interesantes para el niño.
• NO utilice andador. El andador resta tiempo de exploración en el suelo y pone de pie artificialmente al niño sin permitirle vivir el traspaso de estar sentado a ponerse de pie, por lo que este artefacto no representa ningún beneficio para él.